Entrevista a Virginio Gallardo - El castigo hacia nuevas iniciativas o la indiferencia limita la innovación

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

 

Virginio Gallardo - Director de Humannova

imagen361g


1. ¿Las empresas españolas en general innovan en Recursos Humanos?

La crisis ha cambiado el rol de la función de RRHH y en general les ha quitado contenido estratégico. Muchas de las iniciativas de mejora e innovación de políticas de RRHH se han reducido. Asistimos a una congelación de los presupuestos y de las nuevas iniciativas.

No obstante, es de prever profundos cambios en la función que obligará a apostar por nuevas políticas y a dar más protagonismo a estas áreas.

2. Los directivos, ¿qué importancia dan a la formación continua suya y de su equipo?

La velocidad del entorno provoca el rápido “envejecimiento profesional”, por ello comienza a entenderse la necesidad de la formación continuada en los profesionales, pero no es algo por lo que en general se apueste. No obstante, cada vez hay más conciencia de la necesidad de autoformación. Se empieza a trasladar la responsabilidad de formación de la empresa al propio trabajador: cada uno es responsable de su propia autoformación.

La precariedad de tiempo del directivo español hace difícil destinar tiempo a la autoformación, por lo que muchos se aíslan incluso de tendencias sociales. Es un grave problema, pues erosiona la competitividad de la empresa.

3. ¿Están dispuestos los empleados a innovar en sus puestos de trabajo?

En general cualquier profesional joven es creativo e innovador, le gusta mejorar su entorno de trabajo e incluso afecta positivamente al clima laboral y a su autorrealización. Pero tras algunos años de penalización del error, de castigo de la iniciativa o de indiferencia ante la mejora estos profesionales pierden esta capacidad. En principio se trata de volver a recuperar la motivación que todos tenemos por hacer nuestro mejor, de crear estas condiciones.

4. Una de las necesidades de formación de los trabajadores españoles es el aprendizaje de idiomas, ¿qué cree que ha fallado? ¿en qué momento nos encontramos ahora?

Los idiomas dependen del sistema de educación, y del valor que le da la sociedad, más allá de la iniciativa que puedan tener unos padres o un profesional. Nuestra sociedad empieza a dar cada vez más importancia a los idiomas, pero esto se está trasladando de forma muy lenta al sistema educativo. Claramente muchos otros países nos llevan la delantera como muestran las estadísticas.


5. ¿Existe resistencia al cambio en el empleado medio español? ¿Cómo se puede trabajar?

Las personas en general nos resistimos al cambio y lo hacemos en la medida que tengamos más desconfianza ante lo nuevo, estemos menos preparados para asumir los retos, … El cambio de hábitos, el cambio de formas de trabajar, … siempre es complejo.

Mediante desarrollo continuado, creando entornos de mejora continua (de pequeños cambios), creando entornos confiables afiliativos, ricos en información relevante hacia el cambio que queremos asumir, … En definitiva, si creamos una cultura innovadora podemos conseguir crear entornos favorables al cambio


6. ¿Qué cualidades debería reunir el director de formación de una gran compañía?

La principal característica de un directivo de formación es ser un impulsor del cambio que nuestras organizaciones necesitan, para ello su capacidad estratégica, de comunicación y las nuevas competencias digitales serán decisivas.

7. Las empresas, ¿cuidan más el talento ahora que hace unos años? ¿Hacia dónde vamos en este sentido?

Entienden que tiene más importancia y es más estratégico, pero no estoy seguro que lo cuiden más. La crisis no nos permite verlo.

Pero pronto, debido a temas generacionales habrá mucho tipo de talento escaso por el que deberemos competir y tendremos que asumir nuevas formas de relación. Tendremos que acostumbrarnos a trabajar con más flexibilidad con las personas y sobretodo una individualización de la relación. Mucho talento valioso para la empresa será externo o tendrá vínculos débiles lo que obligará a reinventar las políticas de gestión del talento.

8. ¿Qué cualidades debe tener un buen líder?

La principal característica de un directivo es el liderazgo, y la principal característica del líder en nuestro tiempo es innovar. El liderazgo transformador está basado en seis características: una motivación positiva hacia los resultados, una preocupación por el desarrollo de nuestros colaboradores, una proactividad estratégica innovadora, la potenciación de liderazgo distribuido o emprendedor entre sus colaboradores, una buena base de gestión emocional de equipos y propia y por último lo que denominamos socialnetworking la capacidad de integrar nuestros equipos con otros equipos de la empresa y fuera de la empresa.

 @virginiog

Fuente

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Imprimir

Más artículos...